jueves, 26 de enero de 2012

NORMA INTERNACIONAL DE CONTABILIDAD Nº 38 (NIC 38)



Activos intangibles

Esta Norma revisada sustituye a la NIC 38 (revisada en 1998) Activos inmateriales, y se aplicará:

(a) en la adquisición de activos intangibles adquiridos en una combinación de negocios en la que la fecha del acuerdo sea a partir del 31 de marzo de 2004.
(b) para el resto de activos intangibles, en los ejercicios anuales que comiencen a partir del 31 de marzo de 2004.

Objetivo

El objetivo de esta Norma es prescribir el tratamiento contable de los activos
intangibles que no estén contemplados específicamente en otra Norma. Esta
Norma requiere que las entidades reconozcan un activo intangible si, y sólo si, se
cumplen ciertos criterios. La Norma también especifica cómo determinar el importe
en libros de los activos intangibles, y exige la revelación de información específica
sobre estos activos.

Alcance

Esta Norma se aplicará por todas las entidades al contabilizar los activos intangibles, excepto en los siguientes casos:
(a) activos intangibles que estén tratados en otras Normas;
(b) activos financieros, definidos en la NIC 39 Instrumentos financieros: Reconocimiento y valoración;
(c) el reconocimiento y valoración de activos para exploración y evaluación (véase la NIIF 6 Exploración y evaluación de recursos minerales); y
(d) desembolsos relacionados con el desarrollo y extracción de minerales, petróleo, gas natural y recursos no renovables similares.
Reconocimiento y valoración

 El reconocimiento de una partida como activo intangible exige, para la entidad, demostrar que el elemento en cuestión cumple :
(a) la definición de activo intangible (véanse los párrafos 8 a 17); y
(b) los criterios para su reconocimiento (véanse los párrafos 21 a 23).
Este requerimiento se aplicará a los costes soportados inicialmente, para adquirir o generar internamente un activo intangible, y para aquéllos en los que se haya incurrido posteriormente para añadir, sustituir partes del mismo o realizar su mantenimiento.

Activos intangibles con vidas útiles finitas

Periodo y método de amortización

El importe amortizable de un activo intangible con una vida útil finita, se distribuirá sobre una base sistemática a lo largo de su vida útil. La amortización comenzará cuando el activo esté disponible para su utilización, es decir, cuando se encuentre en la ubicación y condiciones necesarias para que pueda operar de la forma prevista por la dirección. La amortización cesará en la fecha más temprana entre aquélla en que el activo se clasifique como mantenido para la venta (o se incluya en un grupo enajenable de elementos que se clasifique como disponible para la venta) de acuerdo con la NIIF 5 Activos no corrientes mantenidos para la venta y actividades interrumpidas, y la fecha en que el activo sea dado de baja en cuentas. El método de amortización utilizado reflejará el patrón de consumo esperado, por parte de la entidad, de los beneficios económicos futuros derivados del activo. Si este patrón no pudiera ser determinado de forma fiable, se adoptará el método lineal de amortización. El cargo por amortización de cada período se reconocerá en el resultado del ejercicio, a menos que otra Norma permita o exija que dicho importe se incluya en el importe en libros de otro activo.
Pueden utilizarse diferentes métodos para distribuir el importe amortizable de un activo, de forma sistemática, a lo largo de su vida útil. Entre dichos métodos se encuentran el de amortización lineal, el de porcentaje constante sobre importe en libros o el de las unidades producidas. El método utilizado para cada activo se seleccionará a partir del patrón esperado de consumo de los beneficios económicos futuros esperados y se aplicará de forma uniforme en cada ejercicio, salvo que se produzca un cambio en los patrones esperados de consumo de dichos beneficios económicos futuros derivados del activo. En raras ocasiones, o quizá en ninguna, existirá una evidencia suficiente para apoyar un método de amortización que produzca, en los activos intangibles con una vida útil finita, una amortización acumulada menor que la obtenida al utilizar el método de amortización lineal.
Normalmente, la amortización se reconocerá en el resultado del ejercicio. No obstante, en ocasiones, los beneficios económicos futuros incorporados a un activo se absorben dentro de la entidad, en la producción de otros activos. En estos casos, el cargo por amortización formará parte del coste de esos otros activos y se incluirá en su importe en libros. Por ejemplo, la amortización de los activos intangibles utilizados en el proceso de producción se incorporará al importe en libros de las existencias
Se supondrá que el valor residual de un activo intangible es nulo a menos que:
(a) exista un compromiso, por parte de un tercero, para comprar el activo al final de su vida útil; o que
(b) exista un mercado activo para el activo intangible, y además:
(i) pueda determinarse el valor residual con referencia a este mercado; y
(ii) sea probable que ese mercado subsista al final de la vida útil del mismo.
El importe amortizable de un activo con vida útil finita se determinará después de
deducir su valor residual. Un valor residual distinto de cero implica que la entidad
espera vender el activo intangible antes de que termine su vida económica.

La estimación del valor residual de un activo se basa en el importe recuperable a
través de la enajenación o disposición por otra vía, utilizando los precios
existentes en la fecha de la estimación de la venta para un activo similar que haya
alcanzado el término de su vida útil y haya operado en condiciones similares a
aquellas en las que el activo se utilizará. El valor residual se revisará al término de
cada ejercicio anual. Un cambio en el valor residual del activo se contabilizará
como un cambio en una estimación, de acuerdo con la NIC 8 Políticas contables,
cambios en las estimaciones contables y errores.

El valor residual de un activo intangible podría aumentar hasta un importe igual o
mayor que el importe en libros del activo. En ese caso, el cargo por amortización
del activo será nulo, a menos y hasta que, su valor residual disminuya
posteriormente hasta un importe inferior al importe en libros del activo.


Activos intangibles con vidas útiles indefinidas


 Los activos intangibles con una vida útil indefinida no se amortizarán.

Según la NIC 36 Deterioro del valor de los activos, la entidad comprobará si un activo intangible con una vida útil indefinida ha experimentado una pérdida por deterioro del valor comparando su importe recuperable con su importe en libros
(a) anualmente, y
(b) en cualquier momento en el que exista un indicio de que el activo puede haber deteriorado su valor.

Revisión de la evaluación de la vida útil

La vida útil de un activo intangible que no está siendo amortizado se revisará cada
ejercicio para determinar si existen hechos y circunstancias que permitan seguir
manteniendo una vida útil indefinida para ese activo. Si no existen esas
circunstancias, el cambio en la vida útil de indefinida a finita se contabilizará como
un cambio en una estimación contable, de acuerdo con la NIC 8 Políticas
contables, cambios en las estimaciones contables y errores.

Reconsiderar la vida útil de un activo intangible como finita, en lugar de como indefinida, es un indicio de que el activo puede haber visto deteriorado su valor. Como consecuencia, la entidad comprobará si el valor del activo se ha deteriorado, comparando su importe recuperable, determinado de acuerdo con la NIC 36, con su importe en libros, y reconociendo cualquier exceso del importe en libros sobre el importe recuperable como una pérdida por deterioro del valor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada